La OIT publicó hoy el informe “El trabajo a domicilio. De la invisibilidad al trabajo decente” en el que afirma que los trabajadores/as que desempeñan sus tareas desde sus domicilios deben “gozar de mayor protección” y llama a trabajar para que este tipo de trabajadores pasen de un “estado de invisibilidad a una situación con trabajo decente”.

Es indiscutible que la pandemia de COVID-19 provocó un involuntario e inusitado auge del teletrabajo para millones de personas. El crecimiento de esta tendencia y un panorama de sostenida incertidumbre respecto de la vuelta a la “normalidad” nos hace trabajar desde nuestro rol gremial en acciones, instrumentos y herramientas para evitar que estas modalidades de trabajo instalen la precarización laboral y novedosas pero no menos nocivas formas de abusos en el mundo del trabajo.

Según la OIT “el  trabajo a domicilio cobrará más importancia a lo largo de los próximos años por lo que “los gobiernos, en colaboración con las organizaciones de trabajadores y de empleadores”, deberían trabajar en conjunto para garantizar que se cumplan los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

Acceso al informe: https://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/news/WCMS_765904/lang–es/index.htm