Se celebra en más de 170 países con el objetivo de fomentar la lactancia materna, o natural, y mejorar la salud de los bebés de todo el mundo.