El foro de Mujeres del Mercosur y el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto nos invitaron a participar del panel “Violencia de Género y acceso a la justicia, tratamiento y prácticas”, en el que disertaron la Dra. Genoveva Cardinali, titular de la fiscalía especializada en Violencia de Género y el Juez de Cámara del Tribunal Oral en lo Criminal N8 de la ciudad, Dr. Ricardo Basílico.

Ambos consideraron “fundamental”  la capacitación obligatoria en perspectiva de género para los funcionarios de los tres poderes del Estado, a propósito de la Ley Micaela que estamos acompañando en el Congreso, y coincidieron en la importancia de que participen los sindicatos en el proceso.

La Dra Cardinali, también Directora del Observatorio Nacional contra la Violencia de Género, comenzó su exposición haciendo un repaso por las convenciones internacionales a las que adhirió el país -como la CEDAW y Belem Do Para- y en las que se afirma que las mujeres tienen derecho a vivir una vida libre de violencia.

También compartió datos de Naciones Unidas: Una de cada tres mujeres en el mundo padece violencia; en la Ciudad de Buenos Aires una de cada dos fue víctima de violencia psicológica ejercida por su pareja anterior o por su pareja actual y el 85% de los casos de abuso y/o violación que padecen las mujeres ocurren en lugares conocidos o en sus propias casas.

Cardinali sostuvo que “para tener perspectiva de género hay que dejar de tener prejuicios”, desterró algunos mitos como que la violencia solo existe en familias carenciadas al afirmar que atraviesa todas las clases sociales y sostuvo que “los estereotipos son malos para las mujeres, pero también para los varones”.

Al concluir su presentación la fiscal recalcó que es importante una “intervención externa” para ayudar a las mujeres víctimas de violencia de género, porque alrededor del 70% no puede pedir ayuda.

Por su parte, el juez Basílico, autor del “Manual Básico de Buenas Prácticas para la atención de víctimas de trata de personas y violencia de género”,  definió a la trata como la  “esclavitud del siglo XXI” porque es una violación a los derechos humanos que atenta contra la dignidad de las personas.

El juez precisó que las mujeres, los niños y niñas son las personas más vulnerables y que hay tres tipos de este flagelo: con fines laborales, sexuales y de extracción de órganos.

Del encuentro participaron María Marta Maenza, presidenta de la organización Mujeres Emprendedoras y Empresarias; la presidenta del Foro de Mujeres del Mercosur, Amalia Mattio; la vicepresidenta Elena Chiaruttini y representantes de organizaciones civiles, de cancillería, de sindicatos y del poder judicial, entre otros.