La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico presentó su estudio sobre Integridad en Argentina, con propuestas y sugerencias para lograr un “cambio sistémico y sostenido” en el que advierte que “los argentinos perciben que hay un flagelo que persiste, poniendo en riesgo la democracia, instituciones y el desarrollo económico: la
corrupción”.


El informe consta de un análisis y de 191 propuestas enmarcadas en ocho capítulos en los que abarca “cómo garantizar políticas de integridad en todos los poderes y niveles de gobierno de Argentina”, desde distintos actores y organismos.
Los Estudios sobre Integridad de la OCDE, según precisan desde la organización “ayudan a los encargados de la formulación de políticas públicas a mejorar estas, adoptar buenas prácticas y poner en marcha principios y estándares establecidos”
Inclusive, resalta la importancia de “concientizar a la sociedad acerca de los beneficios de la integridad y reducir la tolerancia a la violación de normas de integridad pública”.El informe precisa que “un marco de control interno y gestión de riesgos sólido es la piedra angular para la defensa contra la corrupción en una organización.
Al referirse a los organismos de control el informe advierte que la Auditoría General de la Nación “podría fortalecerse aumentando su poder para seleccionar los tópicos de auditoría externa, destacando su independencia y mandato en una ley orgánica específica y reforzando el seguimiento y monitoreo de las recomendaciones de auditoría”.
En el capítulo 5 “Hacia un marco de control interno y gestión de riesgos que salvaguarde la integridad pública en Argentina” propone acciones específicas para establecer un sistema de control con objetivos precisos.
Entre esas acciones destacamos las relativas a la Auditoría General de la Nación:
 Fortalecer la independencia funcional de la AGN aumentando su capacidad para seleccionar sus propios temas de auditoría.
 Fortalecer la independencia funcional de la AGN detallando en una ley orgánica específica la independencia y mandato de la AGN.
 Fortalecer el seguimiento y monitoreo de las recomendaciones de auditoría a través de la inclusión de algunas auditorías de seguimiento en su plan anual de trabajo de auditoría.
 Fortalecer el seguimiento y monitoreo de las recomendaciones de auditoría organizando anualmente autoevaluaciones de las entidades, escribiendo a los directivos para solicitar una evaluación del estado de implementación de las
recomendaciones de auditoría.
 Aumentar la influencia de la AGN siendo ejemplo de transparencia y proporcionando al público la información sobre sus gastos discrecionales. Esto serviría como ejemplo de transparencia para el resto de los actores del sector
público. Para llevarlo a cabo se podría proporcionar acceso a la información en el sitio web de la AGN, de manera similar a como la SAI australiana presenta y proporciona la información.
Justamente estas recomendaciones están en sintonía con mi proyecto de ley sobre la reglamentación del artículo 85 de la Constitución Nacional, en lo que respecta a la creación y el funcionamiento de la Auditoría General de la Nación.
El proyecto lo presenté en 2016 y el año pasado, al perder estado parlamentario porque nunca fue tratado, ni siquiera en comisiones, lo volví a presentar con las actualizaciones pertinentes.
Con el objetivo de lograr un control más eficiente, eficaz y económico el proyecto regula la actuación de la Auditoría General de la Nación, así como también abarca la labor del Congreso de la Nación como responsable primario de dicho control, a través de la Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas, el proceso de aprobación de la Cuenta
de inversión y mejora el acceso a la información, en consonancia a los principios y objetivos establecidos en la reciente Ley de Acceso a la Información Pública Nª 27.275.
El proyecto avanza en la posibilidad de establecer controles concomitantes en aquellos casos considerados de significación económica. Asimismo, destaca particularmente como función del organismo la intervención en el procedimiento de formulación del Presupuesto General de Gastos y Recursos de la Administración.
Buscamos dotar a la AGN de las garantías básicas de independencia y funcionalidad respecto a las autoridades del organismo al establecer un proceso de selección transparente de los auditores y la posibilidad de participación de la sociedad en su designación. A su vez, se reglamenta la composición plural del Colegio de Auditores teniendo en cuenta la diversidad y la paridad de género.

Aquí pueden acceder al proyecto:

http://www.carlapitiot.com.ar/index.php/2019/01/03/reglamentacion-articulo-85-de-la- constitucion-nacional/#more-3004

En cuanto a la Sindicatura General de la Nación la OCDE considera que “podría reforzar el marco de gestión de riesgos incorporando explícitamente los riesgos de integridad”.
Los organismos de control son una herramienta esencial para contar con gestiones transparentes y para luchar contra la corrupción.

Resumen del Informe:
http://www.oecd.org/gov/ethics/estudio-integridad-en-argentina-folleto.pdf

Hace unos días en el Congreso Nacional la OCDE presentó también el estudio sobre  políticas regulatorias.
Aquí el resumen: http://www.carlapitiot.com.ar/index.php/2019/03/27/la-ocde-presento-estudio-sobre-politicas-regulatorias/