En la Sesión del 4 de julio se aprobaron y sancionaron leyes realmente muy importantes, que van a tener un impacto directo en la calidad de vida de miles y miles de personas:

Ley Justina:
El proyecto fue trabajado en conjunto con el INCUCAI y su nombre en honor a Justina Lo Cane, la niña de 12 años que falleció el año pasado mientras esperaba un corazón para ser trasplantada.

Algunos de los puntos más destacados de la ley son:

  • Dispone que todos los mayores de 18 años sean donantes, excepto los que manifiesten lo contrario.
  • Los hospitales deben crear servicios para garantizar cada una de las etapas del proceso de donación.
  • Capacitación permanente a los recursos humanos afectados en procesos de donación y trasplante.
  • Simplificación de procesos que requieren intervención judicial.
  • Prioridad en traslados de pacientes con operativos en curso.

Ley Brisa

La aprobación de esta ley se la debíamos a las víctimas y también a los niños, niñas y adolescentes que padecieron la violencia de género, tenemos que garantizar sus derechos.
También se trata de un proyecto que se trabajó en conjunto con la sociedad civil, en esta oportunidad con “La Casa del Encuentro”.
Esta iniciativa es un ejemplo de que las soluciones tienen que venir de la mano de políticas públicas integrales, que en este caso implican no solo la reparación económica, sino también el acceso a una cobertura integral de salud que contemple todas las necesidades de los niños, niñas y adolescentes.
La reparación económica debe ser abonada por el Estado Nacional mensualmente, por un valor equivalente a un haber jubilatorio mínimo y no es incompatible con asignaciones familiares.
La sanción de esta ley es un paso muy importante, sin embargo, sabemos que a pesar de los programas y leyes que sancionamos todavía queda mucho camino por recorrer en la lucha por erradicar la violencia de género.

Urbanización de Barrios Populares

Este proyecto que obtuvo la media sanción dispone la expropiación de las tierras donde se levantan 4.228 barrios populares en todo el país, identificados en el Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (RENABAP). El el objetivo de este proyecto es poder darles el título de propiedad a sus habitantes y que puedan acceder a los servicios básicos.
La Agencia de Administración de Bienes del Estado será la expropiante que trabajará con el Ministerio de Desarrollo Social para lograr acuerdos con las provincias, los municipios y la Ciudad de Buenos Aires, para transferir los bienes inmuebles que estén bajo su titularidad.
Esta media sanción cuenta con la incorporación de la Auditoría General de la Nación para realizar las auditorías pertinentes, asegurando el bueno uso de los fondos públicos. Donde hay dinero del Estado, donde hay fondos públicos, debe haber control gubernamental.