El pasado 3 de mayo desde Secretaría de Género e Igualdad de Oportunidades de APOC organizamos una actividad en la Feria del Libro para pensar la Ciudad desde otra mirada.

Tal y como lo propusimos el 8 de marzo, continuamos problematizando la relación entre las mujeres y el espacio público, esta vez a partir del Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 11 de Naciones Unidas.

Esta meta refiere a la posibilidad de lograr  que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

Se estima que en 2030, un 60 por ciento de la población mundial vivirá probablemente en ciudades, un máximo histórico. Para las mujeres y las niñas, la vida en la ciudad puede suponer más ingresos, mejores trabajos y una mayor independencia. Sin embargo, muchas de nosotras tenemos dificultades para gozar de los mismos derechos en lo que respecta a disfrutar de los beneficios y las oportunidades que ofrecen los entornos urbanos.

Para territorializar estas problemáticas en la Ciudad de Buenos Aires, realizamos un mapeo de la Comuna 1 en donde identificamos problemas de luz, falta de presencia policial, ausencia de espacios verdes, veredas rotas, basura, zonas inseguras como paredones de más de 50mts de largo y recorridos incompatibles con las tareas de cuidado- que mayoritariamente realizamos las mujeres.

La inseguridad no debe solo abordarse desde una perspectiva de crimen.  La percepción de inseguridad y el miedo que experimentan las mujeres también deben ser tenidos en cuenta. Y son diferentes las políticas públicas en cada uno de estos sentidos.

Ser vistas, ser oídas, son algunos de los factores que necesitamos incluir en la planificación urbana. Tenemos que defender nuestro derecho al movimiento, a movernos libremente en la ciudad.

Seguimos diciendo “No te cuelgues” y los invitamos a ser parte de la solución.