El martes 10 de octubre en una de las sedes de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) especialistas, funcionarios y representantes, se reunieron para intentar responder una pregunta: ¿qué sistema de justicia necesita Argentina?

El encuentro, organizado por la diputada y candidata a senadora nacional Margarita Stolbizer, contó con la presentación de dos informes para inaugurar el debate. En primer lugar, la Lic. Mariel Fornoni de Management & Fit, expuso sobre  la “desconfianza social en las instituciones”. De acuerdo a la investigación realizada por la consultora, la justicia y la política son las dos áreas con mayor desconfianza para los argentinos. “Las instituciones educativas son las mejor ponderadas” y la confianza “aumenta en los más jóvenes”, agregó Fornoni.

Por su parte, el Dr. Juan Carlos Vega presentó el informe del Colegio de Abogados de la Ciudad de Córdoba sobre “Anticorrupción y Derechos Humanos” y sostuvo que la matriz de los problemas de la justicia argentina se concentra en “la impunidad de los casos de corrupción”. El problema de la corrupción es “sistémico y requiere respuestas integrales, no parches” concluyó Vega.

Al momento de problematizar la relación entre el Estado y los organismos de control, la diputada nacional Carla Pitiot sostuvo que “el control es garantía contra el abuso de poder y la mejor manera de prevenir y luchar contra la corrupción. Hasta tanto no seamos conscientes de sus implicancias y no dotemos a nuestros organismos de herramientas y normativa para poder desplegar su plena potencia”.

Se sumaron al debate el Dr. Félix Loñ quien disertó sobre la importancia del Consejo de la Magistratura; el Dr. Guillermo Lipera, con la voz de los abogados; la Lic. Natalia Gherardi con la relación entre género y justicia; la Dra. Silvina Martínez con herramientas de prevención y sanción para una justicia transparente; el Sen. Sebastián Galmarini con el control social y la presentación del caso de la provincia de Buenos Aires y el Lic. Claudio Savoia con el rol del periodismo.