Miembros de la Comisión  Directiva y delegados de la Asociación del Personal de Organismos de Control (APOC) participamos de los talleres de Perspectiva de género y Violencia Doméstica dictados por la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, convirtiéndonos en uno de los primeros sindicatos en realizarlo y respondiendo a una decisión firme de dar continuidad a las políticas de prevención y erradicación de la violencia de género que venimos promoviendo.
Solicitamos el dictado de los talleres con el objetivo de incorporar la perspectiva de género a las actividades gremiales y a la vida cotidiana de los trabajadores y trabajadoras de los organismos de control y de las seccionales de Apoc.
En el mismo sentido, consideramos importante capacitarnos para que cuando se apruebe la “Ley Micaela” podamos colaborar en la implementación. El proyecto fue presentado en el Congreso Nacional tras el femicidio de Micaela García,  ocurrido en Entre Ríos en abril de este año.
La “Ley Micaela” propone que la capacitación en perspectiva de género y violencia contra las mujeres sea obligatoria para para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías y que cada organismo podrá realizar adaptaciones de materiales y/o programas, o desarrollar uno propio.
Cuando se debatió el proyecto en la comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia propusimos que los sindicatos participen activamente para garantizar la implementación de las capacitaciones.
Fueron dos jornadas intensas y muy productivas en las que participaron compañeros y compañeras de diversas seccionales y de la Mesa Nacional porque en APOC estamos convencidos que la participación igualitaria de varones y mujeres enriquece e integra y es, sin dudas, el camino para disminuir la desigualdad en todos los aspectos de la vida privada y pública.
Trabajadoras y trabajadores de San Juan, Santa Cruz, Salta, Jujuy, Misiones, Santa Fe, Chubut, Buenos Aires y de CABA recibieron formación para ser replicadores. Fueron capacitados para repetir la experiencia y dictar el taller aplicando los conceptos y dinámicas aprendidas.
A través del intercambio de ideas y mediante las actividades propuestas nos familiarizamos con conceptos; reflexionamos sobre los estereotipos de género, desarmamos prejuicios y aprendimos sobre normas internacionales.
Los talleres dictados por especialistas de la Oficina de la Mujer (OM) de la Corte Suprema de Justicia capacitaron -desde su implementación – a más de 20 mil personas.