Si bien Argentina avanzó en cuestiones de género, aún tiene un largo camino que recorrer para alcanzar la igualdad real en la toma de decisiones públicas, concluyó el informe Atenea,  un estudio sobre la paridad política en el país.

Presentación Informe Atenea

El informe es una iniciativa regional para “contribuir al logro de la paridad política, promover avances sustantivos en el ejercicio de dichos derechos y contribuir a remover los obstáculos que aún persisten para el logro de la autonomía de las mujeres en esta y diferentes esferas”.

Se trata de un programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ONU MUJERES e IDEA Internacional, organizaciones que desde hace años trabajan para mejorar el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres en la región.

El informe constó en el análisis de ocho dimensiones- compromisos nacionales con la igualdad en la constitución y el marco legal; ejercicio del derecho al sufragio; cuotas y paridad política;poder ejecutivo y administración pública; poder legislativo; partidos políticos; a partir de 40 indicadores a partir de los cuales se midió la participación política de las mujeres en el país.

Entre los principales hallazgos del análisis se puede destacar:

  • la baja presencia de mujeres en instancias del poder judicial y en el poder ejecutivo nacional.
  • El acceso de mujeres a puestos de decisión encuentra techos difíciles de superar.
  • Entre 2009 y 2016 Argentina descendió 22 lugares en el ranking de Mujeres en el Parlamento
  • Argentina tiene el desafío de promover reformas

A pesar de los compromisos nacionales con la igualdad el informe recalca la falta de una ley de paridad y que no es un precepto constitucional.

El informe concluye que si bien Argentina “consiguió logros, todavía queda una camino que recorrer para alcanzar la igualdad real en la toma de decisiones públicas”. En ese sentido, precisa que los mayores avances se registraron en cuestiones de igualdad de género.

Tras el análisis, el informe Atenea propone recomendaciones en cada una de las dimensiones analizadas. Entre esas se destaca la creación de una Unidad Técnica para la transversalización de género en el Congreso.

Justamente, tenemos un proyecto presentado en ese sentido. Proponemos la creación de una Oficina Técnica de Igualdad y Equidad de Género, con el objetivo de asistir  a todos los legisladores y legisladores para incorporar perspectivas de género para lograr la igualdad entre mujeres y varones en los proyectos de ley en elaboración.

Asimismo, la oficina podrá acceder a toda información estadística pública referida a la problemática, también solicitar la colaboración del sector público, realizar convenios de cooperación con entidades y coordinar ejes de acción  con la Oficina de Presupuesto de la Nación. Contará con distintas áreas: de análisis de la elaboración, de análisis en  las comisiones y de seguimiento del presupuesto.

El proyecto puede leerse en: http://www.carlapitiot.com.ar/index.php/2017/04/19/proyecto-ley/

La presentación, que se realizó en el Senado de la Nación,  estuvo a cargo de la senadora Marina Riofrio, la presidenta del Consejo Nacional de la Mujer, Fabiana Túñez y Benigno Rodriguez, representante residente adjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Rodriguez sostuvo que aún las “mujeres se enfrentan a múltiples obstáculos para ejercer los derechos políticos” y advirtió que  “sin paridad no se puede hablar de igualdad de género ni de democracia igualitaria”.

Por su parte, Fabiana Túñez destacó la importancia del trabajo colectivo para avanzar hacia la paridad y destacó que la democracia paritaria contempla la representación paritaria en las listas, pero también el garantizar los derechos mínimos de las mujeres y las políticas del cuidado.