Expediente 6762-D-2016
Sumario: DECLARAR DE INTERES DE LA H. CAMARA AL SITIO CULTURAL “PASAJE DE LA PIEDAD”, UBICADO EN LA CIUDAD AUTONOMA DE BUENOS AIRES.
Fecha: 29/09/2016
La Cámara de Diputados de la Nación

DECLARA:

de interés de esta H. Cámara de Diputados de la Nación, al “Pasaje de La Piedad”, ubicado sobre la calle Bartolomé Mitre entre las calles Montevideo y Paraná de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; y considerado sitio cultural y de los más emblemáticos de la misma y de la República Argentina.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

El presente proyecto es para destacar como sitio de interés cultural al “Pasaje de La Piedad”, ubicado entre los números 1525 y 1563 de la Calle Bartolomé Mitre (hasta el año 1901, calle de la Piedad), en el barrio porteño de San Nicolás, casi frente a la Iglesia Nuestra Señora de la Piedad; el cual, a diferencia de la mayoría de los pasajes porteños, que son cul-de-sac, es el único de su especie con forma de herradura.

Fue construido por Arturo Gramajo, por deseo de su esposa María Adela Saraza de Atucha, entre 1888-1900, en tierras heredadas por ella y que habían sido adquiridas por su padre, Jorge Atucha. Hubo un largo proceso de construcción, comenzándose de atrás -fondo- hacia adelante –frente. Gramajo había actuado en diplomacia, y durante el gobierno de Victorino de la Plaza ocupó el cargo de intendente de Buenos Aires, entre 1914 y 1916. Fue, además, presidente de la Comisión Administradora de Fondos, constituida en 1893, para la terminación del templo de la Piedad. Una parte del pasaje fue habilitado en 1888 y el resto hacia 1900, hecho que se refleja en su arquitectura. En 1997 fue incluido dentro de las Áreas de Protección Histórica de la ciudad de Buenos Aires.

Se dice que don Arturo Gramajo lo hizo construir para viviendas en alquiler pensando en dos líneas: los que se alinean a la fachada con locales comerciales en la planta baja, sobre la calle Bartolomé Mitre y en ambos accesos, y los que tienen retiro de fachada con antejardín que se ubican en el corazón de la manzana.

Respecto a su arquitectura, expertos coinciden en las influencias italianas y francesas en el diseño del entorno del pasaje. Esa impronta europea, que va del “art nouveau” al “renacentismo florentino”, muestra las preferencias de la progresista generación del ’80 que convirtió a la Argentina en un poderoso país agroexportador.

Se lo considera un símbolo del arte de la ciudad, cuyo encanto no ha menguado, sirviendo de inspiración y reducto para artistas, señalando a quien era un visitante ilustre en su época como lo era el escritor Jorge Luis Borges. Además, han vivido allí glorias del tango como Juan D’Arienzo y Miguel Caló. A esa lista de famosos habitantes debemos agregar al bailarín Jorge Donn, al actor Alberto Olmedo, al director cinematográfico Enrique Carreras y al animador de televisión Andrés Percivale, entre otros. Hoy inclusive se encuentra habitado en su mayoría por artistas y bohemios.

También es para destacar, como relata en el libro “Los ignorados pasajes de Buenos Aires” Luis Eduardo Balbachán, que el pasaje fue escenario de numerosas películas argentinas, entre ellas, “Fiebre de primavera”, “La orquídea”, “Un guapo del 900”, “Pobre mi madre querida”, “Mi noche triste” y “El infierno tan temido”. En tanto, el actor Robert Duvall decidió filmar algunas escenas del filme “Assassination Tango”, escrito, dirigido y actuado por él, junto a su esposa, la argentina Luciana Pedraza, quien tuvo un papel en la película.

El empedrado, las señales que indican la entrada para carruajes, las puertas de madera, las arcadas y el trabajo de herrería de los portones de los jardines nos transportan a otra época, permitiéndonos una pausa en el caos de la ciudad.

Por lo expuesto, solicito el acompañamiento de los miembros de este Honorable Cuerpo, a los fines de lograr la aprobación del presente proyecto de declaración.